¿Es posible pensar que una construcción pueda ser amigable con el medio ambiente?

Actualmente todos estamos preocupados por  el desgaste que está sufriendo el medio ambiente; La deforestación, la contaminación y otros factores están afectándolo. Sin embargo no todo es malo, ya que la mayoría de las personas y gobiernos estamos preocupados por resarcir ese daño y no solo reducirlo, sino recuperar un poco de lo que nos ha dado la tierra: Plantar árboles, reducir la contaminación, realizar construcciones que aprovechen los recursos naturales, etc.

 

Dentro de la construcción existen estrategias nuevas que nos permiten construir de manera “amigable” con la naturaleza. No sólo utilizan la tecnología al incorporar calentadores solares o la utilización de celdas solares, sino prácticas más limpias y que a la larga contaminan menos.

 

Con el crecimiento de las construcciones amigables con el ambiente, las constructoras han cambiado sus prácticas de diseño y proyección de estructuras, considerando elementos que antes no se solían tomar en cuenta.

 

La aplicación de estas prácticas no necesariamente las vuelve complicadas o costosas. Ya hay empresas que tienen experiencia en este tema.

 

Se aplican estrategias sencillas desde la etapa de diseño, como pueden ser el aprovechamiento de la ventilación e iluminación natural, la correcta especificación de materiales, buscar menor consumo de energía y  el manejo de residuos.

 

Con esto se busca reducir los diferentes factores que contaminan a la atmósfera.